bit KNOW"/>

"La base del éxito es el capital humano, la formación, tanto del empresario como de la plantilla"

Martes, 23 de Mayo de 2017
Entrevista a Isidoro Romero Luna, Doctor en Economía y Profesor de la Universidad de Sevilla
Usted tiene un grupo de investigación con la Universidad de Sevilla, 'Las PYMES y el desarrollo económico'. ¿Cómo nace esa iniciativa y cuál fue su principal objetivo?
 
Se trata de un equipo de investigación creado por el Profesor Joaquín Guzmán y que actualmente coordino, compuesto por diez doctores más una serie de colaboradores. Trabajamos en temas relacionados con el papel de la pyme y el desarrollo económico con distintas líneas de investigación. Unos investigadores están especializados en el campo de la innovación, otros en la educación, valores culturales y emprendimiento, en el papel de las pymes en las cadenas de valor globales, en las pymes turísticas... Trabajamos en proyectos a nivel andaluz, nacional e internacional (para la Comisión Europea y la OCDE, entre otros). Por ejemplo, actualmente desarrollamos un proyecto en Paraguay para estudiar la innovación en las pymes financiado por la administración paraguaya. 

¿Cuál cree que es la situación real de las pymes en España?
 
Las pymes han sufrido intensamente la crisis y padecen aún sus secuelas. No obstante, en los últimos años han avanzado en la mejora de sus resultados y han consolidado su recuperación, gracias a la mejora de las condiciones macroeconómicas y a su internacionalización.

¿Cuáles son las principales dificultades con las que un emprendedor se topa a la hora de poner en marcha su actividad?
 
Los empresarios señalan la financiación como el primer obstáculo para las pymes. En el contexto de la crisis, las pymes no solo vivieron un estrangulamiento de sus canales de financiación sino que además padecieron una caída substancial de la demanda. Con la recuperación, la demanda se ha reactivado y la situación financiera ha ido normalizándose.
En cierta medida, los obstáculos se están reduciendo pero persisten problemas en el plano administrativo y burocrático. Las condiciones del entorno empresarial en España no son óptimas como ponen de manifiesto estudios internacionales como Doing Business, elaborado por el Banco Mundial, que refleja un entorno empresarial español poco favorable en comparación al de otros países.

¿Cree que las pymes invierten suficiente en innovación tecnológica?
 
El esfuerzo I+D de España es muy inferior al de la media europea. España invierte, aproximadamente, un 1,2% de su PIB en I+D, mientras que la media de la UE se sitúa en torno al 2% sobre el PIB, y en otros países miembros de la OCDE se encuentra cerca del 3%, más del doble de la media española.
 
Además, en el caso del sistema I+D español, el peso del sector público es mayor en términos relativos que en otros países desarrollados y la inversión en I+D en el sector privado es comparativamente más débil. En este contexto, la inversión de las pymes es muy significativa. El último informe de la Fundación COTEC sobre innovación muestra que las pymes contribuyen con el 48% de la inversión empresarial en I+D en España. Esta contribución es superior a la que hacen las pymes en los países grandes de la UE (Alemania, Francia, Reino Unido e Italia) o en otros países desarrollados como EE.UU. y Japón. En parte ello se debe al mayor peso que en general tienen las pyme en la estructura empresarial española, como consecuencia del reducido tamaño medio de nuestras empresas. Este problema afecta igualmente al sector de la pyme que se caracteriza por su atomización, asociada a la preponderancia de la microempresa. En cualquier caso, dentro de sus limitaciones, las pyme hacen un esfuerzo considerable por invertir en I+D.

Según el octavo Diagnóstico Financiero de la Empresa Española impulsado por CEPYME, los empresarios españoles todavía tienen muy presente la crisis económica y más de un 80% ha destinado sus recursos a la financiación de la deuda de sus empresas. ¿Deben los emprendedores arriesgar más?
 
No se trata de arriesgar más, sino de arriesgar mejor. La clave es unir una mayor capacidad de cálculo y gestión racional de los riesgos a una mayor ambición por el crecimiento, para embarcarse en proyectos que ofrezcan oportunidades de negocio atractivas, haciendo a las empresas crecer.
 
La cuestión se complica debido a los problemas de financiación, pero el desarrollo de mecanismos de financiación de la pyme, como el capital, riesgo y los business angels, o el desarrollo de las “fintech” podrían ayudar al crecimiento de la pyme.

¿Cree que es un buen momento para las pymes exportar al mercado internacional según las situaciones políticas de países como EE.UU. o Inglaterra?
 
Para caracterizar la situación del entorno empresarial actual se emplea con frecuencia el acrónimo VUCA (Vulnerability, Uncertainty, Complexity and Ambiguity). Existe gran incertidumbre ante las consecuencias de los cambios políticos que se están produciendo. Existe miedo a que se produzca una marcha atrás en las políticas de liberalización comercial y la vuelta a un cierto proteccionismo, lo que de ocurrir podría tener también un impacto negativo para las pymes. Pero la amenaza es incierta y va a depender mucho del devenir de los acontecimientos.

¿Cuáles cree que son las principales bases de éxito de una pyme en España?
 
Sin duda, la base de éxito es el capital humano, la formación, tanto del empresario, como de la plantilla, no solo en cuanto a títulos oficiales, sino en cuanto a competencias específicas, como las digitales y las de idiomas. Esta última es una asignatura pendiente en España respecto al resto de países avanzados y limita las posibilidades de internacionalización de la pyme. A pesar, de ello, aunque poco a poco e impulsadas por la caída de la demanda interna en el contexto de la crisis, las pymes están afrontando con éxito el reto de la internacionalización.

¿Como profesor, además de la teoría, qué es lo primero que trata de inculcar a sus alumnos en sus clases?
 
Trato de plantearles el entorno al que se van a enfrentar como profesionales. Un entorno afectado por la globalización, un cambio tecnológico disruptivo, rápido e intenso donde las personas que están naciendo ahora trabajarán en el futuro en profesiones que todavía no existen. Trato de que vean y aprovechen las oportunidades que tienen y que en otros momentos históricos no sean dado, como un acceso más fácil al conocimiento, a la salud… La formación es clave, pero como he dicho anteriormente, los cambios tecnológicos y sociales exigen competencias específicas junto a una actitud positiva y una capacidad emprendedora para afrontar el cambio y los nuevos retos, lo que será esencial en cualquier ámbito profesional y vital.

  1. Siempre concectado con
    GEOLIT
    Suscríbete aquí para recibir en tu email nuestras alertas con toda la actualidad del Parque y las ventajas que tienes por ser de Geolit